BLOG

UNA VIDA NUEVA – LA MAGIA DEL CINE

By
on
1 octubre, 2012

Como casi todo en esta vida, lo bueno se hace de rogar e incluso parece que se sobre entiende, que cualquier persona que hace un tipo de película no “convencional” o que no llega de la mano de las grandes productoras y distribuidoras, quedaran relegadas, si o si ,al ostracismo mas cruel.

Aun así, existen salas de cine que se niegan a seguir ese camino, se postulan como los defensores del cine independiente, independiente porque no les queda otra. Habitualmente, suelen ser películas que no pasan por el aro de nadie y en las que los directores o guionistas dejan volar su imaginación, gracias a la indulgencia de sus productoras, productores-directores…etc, lo cual no quiere decir que todo lo “independiente” sea bueno o guste, pero por lo menos, es diferente, fresco y nos descubren nuevas historias.

Hace poco se estreno una película Francesa-Corena, aunque mas Coreana que francesa la verdad, llamada “Una Vida Nueva”, para mi el mejor estreno de esas fechas, pero que para poder verla, me tuve que desplazar a los Multicines de Bilbao con mi pareja, esa sala en la que solamente al acercarte a su carteleras, es como si de golpe y porrazo aparecieses en otro mundo paralelo al de las demás salas de cine.

Mi primera intención era ver Headhunters, pero gracias a la mala información de muchas webs, sobre las películas que van y vienen de este tipo de salas, esta película no estaba en cartel y adelanté el visionado de Una Vida Nueva a esa noche de Jueves y postergar el visionado de Headhunters a los Lauren Getxo que era el único cine que seguía teniéndola en cartel.

Ounie Lecomte, es una directora que solo cuenta con un corto y esté, su primer largometraje, también ha trabajado como actriz en varias ocasiones, pero dentro de su aprendizaje en Francia y después de acabar sus estudios de diseño de moda.

 

De origen Sur Coreano y adoptada a los 9 años por una pareja Francesa, Ounie se embarca en su primer largometraje, su opera prima, desde una idea muy trabajada, profunda, conmovedora y llena de matices, matices que podrian haberse perdido en la intención si no hubiese sido por la colaboración del grandisimo Lee Chandong, como co-productor y co-escritor, aportando énfasis, dramatización y una estructura que se basa en menos es más.

Ounie nos cuenta una historia basada en su propia experiencia, en sus recuerdos y en la investigación que realizo sobre todo lo ocurrido en aquellos años en los que se podían adoptar niños de esas edades en Corea del Sur y que a día de hoy seria impensable.

Una Vida nueva se ubica en la década de los 70, cerca de Seul, tanto la ambientación como el vestuario, esta muy logrado, no es necesario y tampoco determinante en la historia, pero se nota el buen hacer y el cariño que en ello han puesto, aun así, es algo totalmente secundario, la historia es totalmente atemporal, traspasa cualquier época, lugar o cultura, ya que lo que vemos que ocurre en la pantalla es universal.

La película es un cúmulo de sensaciones que salta de la pantalla y llega al espectador mas tarde o mas temprano, pero llega. Al empezar seremos testigos de la vida Jinhee  y su padre, escenas cotidianas entre un padre y su hija, todo ocurre, nada se explica, somos como un espía mirando a través de la mirilla.

La secuencias iniciales transcurren bastante rápido, desde la perspectiva de la niña, nosotros somos sus ojos y nunca conseguiremos ver, en un principio, con claridad a su padre. Es un inicio exquisito, sentiremos la ausencia del padre desde el segundo uno, hasta el momento del ingreso de Jinhee en el Horfanato de Monjas Católicas, donde por un instante las miradas de padre e hija se entrelazaran en lo que sera una despedida cruda, muda, a color,  pero llena de sentimiento.

 

Desde ese momento seremos testigos del devenir de Jinhee en su nueva vida, en sus dudas, sus preguntas, el paso de la niñez a la adolescencia de manera brusca pero necesaria. Todos los personajes son necesarios y cumplen con creces, aunque debo decir que sus compañeras de reparto, el resto de las niñas, están soberbias ya que son el punto de apoyo para una de las mejores actuaciones que recuerdo de una niña, Kim Sae-Ron, en un papel de este calado dramático, digno de verse. Hace poco se la pudo ver también en la gran película, The Man From Nowhere.

La directora cuenta, que dada la diferencia de idioma, ella no sabe coreano, se apoyaba en traductores o hablando ingles para transmitir a las niñas lo que quería de ellas en cada escena, opto por dotar al rodaje de un ambiente de juego, cada actriz no sabía que iba a suceder en el devenir del guión y de esta manera las relaciones y sentimientos crecían a la vez que avanzaba la película.

El uso de la cámara, pausado, tranquilo, dentro de una bellisima simpleza a la hora de filmar, hace de esta película una sutil melodía que sonara sin tonos estridentes durante todo el metraje, lo que se ve en la película es lo que hay, en ningún momento va a digestionar por ti lo que ocurre en la pantalla, así que tenemos la obligación de meternos en la piel de unas niñas que comparten ese dolor y esa necesidad de buscar respuestas a unas preguntas que, posiblemente, nunca encontraran.

Para mi, película absolutamente IMPRESCINDIBLE, como siempre digo, lo que le gusta a uno no tiene porque gustarle a otro, llenarle o emocionarle, pero si conectáis con la película, es sin lugar a dudas, un pozo del que vais a poder sacar cubos y cubos de emociones y sentimientos, junto a una fotografía y una puesta en escena soberbia. Absolutamente recomendable verla en V.O.S.

 

TAGS
RELATED POSTS

LEAVE A COMMENT

Joseba García
Bilbao

Hola, desde sesioncinefila.com intentare compartir mi gran pasión por el séptimo arte, desde el cual hablare de todo el cine que vea, festivales y de los proyectos personales. Director Cinematográfico en ciernes, por la ECPV (Escuela del Cine del País Vasco) y Diseñador Gráfico de profesión. "Klaatu Barada Nikto"

Categorías