BLOG

TUNNEL – EL GRAN CARNAVAL

By
on
29 octubre, 2017

Volvemos al ataque con TUNNEL otra película de mi queridísimo cine asiático, en esta ocasión del también querido y gran cine Sur Coreano.

En este momento, los cines están plagados de remakes, secuelas, precuelas y demás técnicas comerciales que las Mayors intentan colarnos para seguir chupando de la teta que les dé más dinero, habitualmente suele ser la que menos esfuerzo les suponga y la que se venda sola, evitando tener que comprar guiones innovadores, que traten temas sociales, humanos, más allá de los trillados en el 90% de las películas que llegan a los cines comerciales.

También tengo que romper una lanza por todas esas películas que agarrándose a el “falsillo” amago comercial, se cuelan como grandes películas que enamoran a los espectadores ávidos de nuevas sensaciones y que no pierden el entusiasmo por ir al cine, sentarse en una butaca y disfrutar del séptimo arte, películas como “Blade Runner 2”, con un Denis Villeneuve pletórico (como siempre), “Llega de Noche”, que me enamoro por lo que es, como lo cuenta y como puteo a todos los que fueron al cine con su cuenco lleno de palomitas y nachos con olor a picante, esperando un Serial Killer al uso para pegar botes sin sentido y que a los 10 minutos no entendiesen nada, magnifico.

Y resulta que en estas, en Corea, el año pasado, estrenan una película comercial, TUNNEL, con tintes de catástrofe, efectos especiales (lo menos importante), que llama al público y que parece que va a divertir a todo el mundo, algo así como Daylight “Pánico en el túnel”, aquella película que dirigió allá por 1996 Rob Cohen, e interpretaba un fornido Silvestre Stallone, pero con la diferencia de que en vez de quedarse en un sálvese quien pueda, con el protagonista salvando obstáculos a cada cual más complicado.

Aquí la reminiscencia es infinitamente mejor que a la película de Rob Cohen, ya que su “tic”, da mucho más regustillo cuando te das cuenta que es a El Gran Carnaval, una de las grandes películas de Billy Wilder, que estreno en 1951 y donde el público no gustó de verse puesto en una situación tan incómoda y no precisamente por la de la persona que sufre el accidente, sino por la que simplemente se mueve a ver el espectáculo y los que hacen que el problema perdure todo lo posible en el tiempo, por interés personal.

El Gran Carnaval es el título que se le dio en España, y que dista mucho de su título original Ace in the Hole, que tiene mucho más que ver con la película y mucha más coincidencia con TUNNEL.

Con esto no quiero equiparar ni en pedigrí, ni en calidad fílmica, TUNNEL con El Gran Carnaval, pero si en la intención y las ganas de criticar a diversos grupos y poner al espectador en un punto de mira complicado, donde nos daremos cuenta de que el ser humano en muchas ocasiones es el primero en hacerse daño así mismo.

TUNNEL nos cuenta la historia de Lee Jung-soo, un vendedor de coches que de camino a su casa se queda atrapado irremediablemente dentro de un túnel recién inaugurado, al derrumbarse este justo cuando el circulaba por su interior.

Con esta premisa, que nos colocaría en un punto cercano a Buried, la historia comienza a funcionar de una manera fulgurante, y en la que su director Kim Seong-hun solo se toma unos escasos minutos para describirnos al personaje principal, su estilo de vida y familia, evitando un inicio lento y largo para dar paso al mejunje de la historia.

Kim Seong-hun es un director que destaco con su anterior película A HARD DAY y que junto a TUNNEL, le ha valido para que Netflix le encargue la dirección de la serie de Zombies, KINGDOM, que se estrenara en 2018.

Tunnel no es perfecta y diría que tampoco intenta serlo, sabe cuál es su capacidad e incapacidad, por una parte, tenemos una buena premisa, pero que no es el incidente incitador de la historia per se, que se le caiga un Túnel encima a cualquiera y que los escombros te tengan acorralado es algo que te cambia la vida completamente, pero en Tunnel eso es solo el principio de lo que tendrá que sufrir nuestro protagonista Lee Jung-soo.

Tras darse cuenta del panorama que tiene a su alrededor, Lee Jung-soo observa su móvil con algo de cobertura y un 82% de batería, una tarta que le hizo su hija, dos botellas de agua pequeñas y la radio del coche que funciona mientras dure la batería. Con el coche destrozado y cubierto por cascotes que invaden el interior, recibe una llamada a su móvil antes de que él pueda llamar a emergencias, pero cuál es su sorpresa cuando al otro lado le contesta un periodista preguntándole como se encuentra y pidiéndole poco más que la exclusividad de las entrevistas.

Tunnel volcará sus intenciones y peso en el personaje, pero también en la critica a los medios de comunicación, los políticos, los intereses y todo lo que rodea a esta catástrofe y eso le honra ya que podía haber tirado por la vía fácil y haber sido un blockbuster monumental de efectos especiales, situaciones de acción con idas y venidas, y en cambio, apuesta por entregarnos pequeñas pero grandes escenas, de más que correctos efectos especiales, decorados etc, dosificados en un metraje, para mi gusto, excesivamente largo y es que las 2 Horas y 6 minutos, adolecen de un segundo acto con cualidades somníferas al enredarse en los tejemanejes políticos y de la prensa, que podrían haberse realizado de una manera más fluida sin cortar el ritmo de lo que ocurre tanto dentro del túnel como fuera.

Su estructura es clásica, y salvo ese exceso de metraje, sus giros y momentos de subidas y bajadas están perfectamente medidos y acompañados por unos notables personajes secundarios, pero quien se lleva la palma es el personaje Kim Dae-kyung, el jefe del equipo de rescate, que da un contrapunto perfecto al personaje principal y es el punto de apoyo del espectador fuera del túnel, entre tanto caos y desorden.

En resumen, TUNNEL es una muy buena película, con un fallo notable en la duración, y en cómo se alarga el segundo acto, dejando la parte central de la película excesivamente densa y eso es justo lo que nunca se debe hacer, ya que es la parte donde más se debe enganchar al público, porque si le pierdes en esa parte, es muy fácil que el interés se diluya.

Pero…obviando un poco ese fallo, la película tiene unas intenciones magistrales, con momentos de comedia absurda, para recalcar aún más el esperpento que es la acción de ciertas personas que solo se miran el ombligo y como pasaba en MAD CITY, la manipulación a la orden del día, y esto, tristemente, no abunda mucho en el cine actual y menos con este tipo de películas, así que TUNNEL, es una muy buena oportunidad para ver cine de calidad.

TAGS
RELATED POSTS

LEAVE A COMMENT

Joseba García
Bilbao

Hola, desde sesioncinefila.com intentare compartir mi gran pasión por el séptimo arte, desde el cual hablare de todo el cine que vea, festivales y de los proyectos personales. Director Cinematográfico en ciernes, por la ECPV (Escuela del Cine del País Vasco) y Diseñador Gráfico de profesión. "Klaatu Barada Nikto"

Categorías