Joseba García
Bilbao

Hola, desde sesioncinefila.com intentare compartir mi gran pasión por el séptimo arte, desde el cual hablare de todo el cine que vea, festivales y de los proyectos personales. Director Cinematográfico en ciernes, por la ECPV (Escuela del Cine del País Vasco) y Diseñador Gráfico de profesión. "Klaatu Barada Nikto"

Categorías
BLOG

EN EL CORAZÓN DEL MAR – LA MARAÑA DE RON HOWARD

By
on
14 diciembre, 2015

Ron Howard es un director que para algunos es alguien con una carrera poco interesante, pero para mi es un director que ha regalado grandes películas que están adheridas a mi mente con mucha fuerza desde mi muy tierna infancia.

Cocoon, Willow, Llamaradas, Apolo 13, Rescate, Una Mente maravillosa, Cinderella Man, Frost contra Nixon, Rush …hasta de Splash, guardo un buen recuerdo, aunque no la he vuelto a ver hace muuuchooooss años y con estas cosas… ya se sabe.

Puede que se haya metido en camisas de once varas más de una vez y en proyectos que no le venían como anillo al dedo, pero es cierto que de Ron Howard no se espera un estilo tan marcado como puede ser de Steven Spielberg, Coppola, Scorsese o Cameron por nombrar algunos. A Howard le va la marcha y si analizamos su obra y gracia podemos llegar a observar que es un director en continuo avance y exploración, que no se queda con lo que controla al 100% y se mete en buenas “embarcadas” aunque el tiro no le salga bien en todas las ocasiones.

¿Quien iba a esperar que Rush fuese una gran película….?, si, no se le ha dado el bombo y platillo que se le da a otros trabajos, pero… no es baladi la comparación anterior con los directores “famosetes”. Howard es director de Hollywood, pero digamos, que de bajo perfil.

Como ya he dicho, Rush me parece una gran película, con un estilo muy acertado, unas interpretaciones que muestran lo mejor tanto de Chris Hemsworth como Daniel Brühl y en el caso de Hemsworth un soplo de aire fresco en una carrera que salvo por Thor (no por buena, si no por mediática) se estaba convirtiendo en uno de esos actores, que aparece en muchos sitios y en casi todos, la película se queda en agua de borrajas.

Si Rush destaca por sus muy buenas interpretaciones, unos personajes dibujados al dedillo y un ritmo muy bien marcado, En el Corazón del Mar, puede que eso sea lo que hace que esta película no se convierta en un “Capitanes Intrépidos” de Victor Fleming, donde si aunaba muy buenas interpretaciones, no solo individuales, si no en su conjunto y en esa relación que hacia que cada personaje sumase al otro. Lo perfecto habría sido que entre Hemsworth y Benjamin Walker se hubiese creado un dúo interpretativo y de tanta fuerza como lo fue el de Marea Roja con Washington y Hackman, pero no llega y se queda en algo que parece que arranca con fuerza y se va diluyendo a los muy pocos minutos haciendo que si Hemsworth y su vida nos importa bien poco, la del capitán y sus intenciones, mucho menos.

El guión, desde mi punto de vista, es la piedra en el camino, Howard lidia con el y lo intenta llevar al terreno de la espectacularidad, juega con la historia contada desde dos momentos temporales distintos,  con un ritmo in crescendo pero que acaba golpeandose con la misma pared que en otros momentos del metraje… el guión.

Cillian Murphy y Tom Holland, hacen lo que pueden con los personajes que les ha tocado, si la lucha del Capitán y el primer Oficial se diluye con el paso de los minutos, poco o nada más que la cabezonería de Moby Dick, hace que nuestro interés resurja de las profundidades cada cierto tiempo.

Puede que incluso el duelo entre personajes mas interesante, pero con muy poca cuota de pantalla, sea el de Ben Whishaw como el insistente escritor y el grandisimo Brendan Gleeson en el papel de un Tom Holland mayor y atormentado por los recuerdos de lo ocurrido en alta mar, abordo del ballenero Essex, dos personajes con una profundidad y un calado infinitamente superior a los que se suponen que tienen que tenernos en tensión toda la película.

Pero aunque parezca que le doy mucha caña a la película, en global, aun con sus “peros”, Howard consigue sacar la cabeza y ofrecernos un buen trabajo, con ese toque añejo a las películas de aventuras de antaño, rodada con mucho gusto y muy buena mano, mención especial a la fotografía y efectos especiales que hicieron que se retrasara su lanzamiento, en pos de mejorar la calidad final.

Alcanzar a entender lo incognoscible, reza la película nada mas comenzar. Y en ello reside lo mejor del largometraje, sus varios mensajes “ocultos” en su interior, el reto de afrontar tus miedos a lo desconocido y a tus puntos flacos, decir la verdad o mentir para alcanzar el beneficio propio o de los demás…todo ello reflejado como un espejo tanto en los personajes a través de los que conocemos la historia del Ballenero Essex, como de sus tripulantes, una evolución clásica, nadie acaba como empieza, todos sufren su personal “viaje del héroe” unos necesitan afrontar sus miedos, sus fracasos e incluso su forma de vida y otros tienen que soltar lo que llevan enterrado en el fondo del alma, todo salpicado por la duda de las acciones del hombre hacia su entorno, de lo que es correcto o de lo que no lo es.

TAGS
RELATED POSTS

LEAVE A COMMENT