BLOG

EL LADRON DE LAS PALABRAS – ROZANDO LOS LIMITES

By
on
12 noviembre, 2012

Esta es una de esas películas que quieres, necesitas, que una vez visionada te guste y puede, bueno… ciertamente me auto engañé cuando los títulos finales aparecieron en la pantalla, quise creer que el final de la película era un gran giro de tuerca, que daría sentido a una historia, aburrida, sin fuerza, sin interés, dejándote la sensación de que los directores pensaban que estaban creando una película poética, profunda, con grandes actuaciones y la verdad…no es así.

Lo primero de todo y uno de los grandes fallos, es el actor principal, Bradley Cooper, en un papel que le queda grande, siendo incapaz de transmitir, quedando tan plano que nunca llegaremos a enfatizar con el. Tampoco es cuestión de culparle de todo a Cooper, ya que aunque la película cuenta varias historias como si fuesen “Matrioskas”, ninguna de las historias es merecedora de merito alguno.

Para los que han visto el trailer o han leído algo sobre ella sabrán perfectamente de que va, un chico que sueña con ser un famoso escritor, pero que todas sus ilusiones se van al garete cada vez que presenta su trabajo y es despedido con un, “gracias por enviarnos su trabajo”. Cuasi arruinado, viviendo del cuento a través de su novia y sus padres, un día cuando ya tenía abandonada la idea de conseguir ser un afamado escrito, encuentra una historia escrita en unas hojas dentro de un maletín que le regalo su novia en su viaje de novios a París, una historia de tal calidad que le hará dudar de si publicarla o no como suya.

La idea, la historia, esta narrada por Dennis Quaid, es una historia dentro de otra historia, todo ello contado por otra persona que a su vez es o no, una historia aparte.

Puede resultar confuso tal como lo he dicho, pero realmente es lo único interesante de la película, su final, pero es, digamoslo de un modo fino, una recurso chapucero de conseguir que algunos espectadores no la califiquen de soporiferamente aburrida nada mas salir del cine. Como la película no consigue transmitir absolutamente nada, optan por que al final quede como un thriller con giro de tuerca, algo que pensándolo después fríamente, no tiene por donde cogerse.

Lo único salvable y que saca petroleo de donde no lo hay, es Jeremy Irons, dentro de su limitado papel y del marrón donde le meten los guionistas, ya que las incongruencias son tantas que Jeremy Irons tiene que tirar de tablas para dotar a su personaje de una puesta en escena con tantísimo mas peso que el del protagonista Cooper, que si o si llama la atención.

Las incongruencias del personaje de Irons son muchas, pero necesarias, ya que al principio quieren dotar su historia de tanta pasión por la escritura, de la calidad de sus palabras…que te parece imposible que de la mañana a la noche no vuelva a escribir absolutamente nada más en toda su vida, para ello te dicen que como sufrió y perdió su novela, lo deja todo y abandona….cosa extraña cuando su novela surge de el momento mas duro de su vida, lo que ocurre es que si no lo hacen así, la película no tendría historia. El mayor problema radica en que lo que te cuenta y como lo cuenta no llega a tener la repercusión y peso que en un principio me imagino que sus directores y guionistas si pensarían que tenia.

Como esto es una historia de tres hombres, de sus interioridades, de sus pensamientos, de sus dudas y como ya tenemos un narrador que es Dennis Quaid, veremos como los guionistas de la película, nos colocaran a tres mujeres, que única y exclusivamente serán el punto de apoyo para que estos personajes masculinos, hablen, lloren, griten y expresen lo que va ocurriendo en la película, pero no están para nada más, son tres personajes femeninos muy mal dibujados, carentes de profundidad, nos dará igual que les pille un tren, les caiga un meteorito o que decidan irse para no volver, es indiferente porque nadie se ha esmerado en disimular lo que son, un punto de apoyo narrativo.

Dennis Quaid, estaría en un nivel muy parecido a Irons, esta bien, parece que va a llegar un punto donde su interpretación ganara enteros, pero se queda en nada, en un destello que nunca llega a iluminar por completo, porque la historia no da para más, lo único que queda es jugar con la ambigüedad y eso no es nada bueno.

Para mi película para correr un riesgo, puede que te aburras a la media hora o puede que le vayas dando oportunidades hasta el final, como hice yo, el problema es que al de un rato descubras que ni con esas merece la pena todo lo que has visto. Una autentica pena, porque la historia daba para una muy buena película.

TAGS
RELATED POSTS

LEAVE A COMMENT

Joseba García
Bilbao

Hola, desde sesioncinefila.com intentare compartir mi gran pasión por el séptimo arte, desde el cual hablare de todo el cine que vea, festivales y de los proyectos personales. Director Cinematográfico en ciernes, por la ECPV (Escuela del Cine del País Vasco) y Diseñador Gráfico de profesión. "Klaatu Barada Nikto"

Categorías