BLOG

AMOR – UN INCONMENSURABLE HANEKE

By
on
22 octubre, 2013

Tenia pendiente escribir de Amor, pero no encontraba el momento de tranquilidad, paz y sosiego que se merece esta obra maestra de la cinematografía y de un Michael Haneke que avanza hacia una exquisitez cuasi perfecta. Tampoco es que la haya encontrado ahora…pero…escribo o nunca lo haré.

Haneke escribe, dirige, proyecta, controla, “dibuja” cada plano y consigue fusionar su historia con cualquier espectador ávido de experiencias reales y minimamente predispuesto a tomar la película de Haneke como una obra maestra del cine, más cercana a las experiencias compartidas, que al mero entretenimiento pasajero, masticado y calcamoniado que unicamente se basan en unas reglas manidas hasta la exageración, para engañar al cerebro durante 1 hora y media o 2 horas.

A la hora de escribir sobre “Amor” no voy a contenerme absolutamente para nada y voy a canalizar mis palabras hacia una opinión casi “extremista”, no por vicio, ni por adoptar una pose, pero si por la simple razón de colocar la obra (por lo menos en mi sitio personal) donde se merece.

Películas como la de Haneke son publicitariamente un fastidio, las distribuidoras están acostumbrando a la “mayoría” del publico a que un trailer debe contener “¡FIUM! ¡FAM! ¡ZAAASSS!” “UN POCO DE SANGRE” “GOLPES DE SONIDO, EFECTOS ESPECIALES” “Y EL CHASCARRILLO DE TURNO”, por no contar que te hagan un destripe de la película en toda regla.

¿Como decirle al publico que vayan a ver una película que puede que les toque el corazón, con prácticamente solo dos personas en pantalla…?, difícil y menos con las “hordas” en forma de espectadores que están creando las distribuidoras, la sala de “Amor” estaría vacía y “Crepusculo o Fast and Furious” llenas. Están mal educando al espectador, engendrando un tipo de público que quiere llegar al cine y poner el cerebro en MODO ENCEFALOGRAMA PLANO, nada de pensar, nada de indagar en los pensamientos de uno mismo a la vez que ve la película…, ¡POR DIOS! eso es incompatible mientras se rumian palomitas o se untan los nachos en la salsa.

Como diría Haneke: “Nunca haré una película de acción porque ese tipo de cine contribuye a atontar al público”, y no le falta razón, puede que yo no sea partidario de tomar esa declaración como absoluta y rotunda, pero si es cierto que el inclinar la balanza a ver solo ese tipo de películas…es perderse todas las experiencias del cine y lo que nos puede aportar, para quedarnos con un mero entretenimiento que en el 90% de las veces poco tiene que decir y se repite hasta la saciedad haciéndonos meros espectadores inertes.

Haneke repudia analizar a los directores en busca de explicaciones y puede que incluso a buscar razonamientos a los sentimientos que éstas puedan ocasionar, sobre todo cuando lo que nos producen es “incomodidad”.

Amor es una película que se debe paladear con calma pero con interés, un momento concreto de una pareja de ancianos sera el detonante de una situación vital en su vida como pareja, todo sera puesto en tela de juicio y Haneke nos marcara una estructura perfectamente definida, rica en detalles, en explicaciones sutiles y en conclusiones soberbias, con posibles lecturas para cada espectador, para cada forma de ver la vida.

Siempre he pensado que Haneke es un contador de realidades humanas, de sentimientos en estado puro, pero con Amor va un paso más allá, se podría decir, que para mi, es seguramente su mejor película o por lo menos, la que consigue aunar todos los elementos que le han hecho grande en cada uno de sus trabajos.

El guión es solido, muy solido, la historia es simple como la vida misma, el buscarle 3 pies al gato puede ser una de las peores decisiones que un espectador puede tomar frente a esta película. Lo que ocurre y lo que pasara por nuestra retina es hermoso y horrible por partes iguales, Haneke mide con maestría cada una de las situaciones que transcurren por la pantalla, todas las escenas van llenando un vaso que intuimos que los protagonistas han ido vaciando y dejando llenar durante mucho tiempo, durante su vida, prácticamente como todos nosotros hacemos a lo largo de nuestra existencia, la diferencia radica en las decisiones “finales”, en los momentos complicados y decisivos de nuestras vidas, todas pueden ser validas, las fáciles pueden ser incorrectas, las correctas difíciles, las incorrectas entendibles y las correctas enjuiciadas.

Haneke conoce todo esto, jugara con nuestros sentimientos y miedos a cada instante, pero salvo en un determinado momento, Haneke nunca se posicionara y si lo hace, sera desde el más sutil y elegante estilo.

Todo esto tiene mucho merito, crear una película de 120 min. desde un guión de 67 páginas, clásico como el que más, pero con todas sus partes perfectamente definidas, con unos giros precisos y un segundo acto con dos partes muy trabajadas que atraparan al espectador en un mar de dudas y de decisiones difíciles, desde el ver como es posible mantener el amor de una pareja estable durante toda su vida en los momentos difíciles, las esperanzas, los momentos de derrumbe, la exposición de tus problemas a los demás… en una palabra, magnifica.

Si el director lo hace todo cuasi perfecto, los actores principales son irremediablemente maravillosos, en global todos los actores que trabajan en la película y que aparecen más o menos, cumplen su papel a la perfección, pero estos dos actores Jean-Louis Trintignant y Emmanuelle Riva, se convierten en “bestias” de la interpretación gracias a una dirección de actores que Haneke vuelve a bordar.

En definitiva, una película que hay que ver SI o SI, contundente, despojada de todo velo que pueda minimamente suavizar la situación, verdades como puños que en ciertos momentos descubrirán los pensamientos y conclusiones de cada espectador, llegando a descubrir nuevas ideas o nuevas formas de ver ciertas situaciones. IMPRESCINDIBLE.

TAGS
RELATED POSTS

LEAVE A COMMENT

Joseba García
Bilbao

Hola, desde sesioncinefila.com intentare compartir mi gran pasión por el séptimo arte, desde el cual hablare de todo el cine que vea, festivales y de los proyectos personales. Director Cinematográfico en ciernes, por la ECPV (Escuela del Cine del País Vasco) y Diseñador Gráfico de profesión. "Klaatu Barada Nikto"

Categorías